Puntos de venta online

Nuestros consejos

Te pueden ayudar a resolver las dudas que puedas tener en relación a nuestros productos.

Cómo recuperar la flora intestinal

Cómo recuperar la flora intestinal

Una flora intestinal equilibrada es clave para la salud digestiva. Y es que este conjunto de microorganismos cumple un papel muy importante en nuestro cuerpo. Por eso, es esencial cuidar las bacterias que la forman.

En algunas circunstancias la flora intestinal puede verse alterada, desarrollando síntomas como la hinchazón abdominal, o bien, trastornos de la función intestinal como el estreñimiento o la diarrea.

En este artículo te explicamos qué es, cuáles son sus funciones, los factores que pueden desequilibrarla y cómo recuperarla. ¡No te pierdas nuestros consejos!
 

¿Qué es la flora intestinal?

La flora intestinal, también conocida por microbiota intestinal, es el conjunto de bacterias o microorganismos que viven en nuestro intestino.

Como hemos comentado, estas bacterias desencadenan un papel fundamental en nuestro cuerpo: actúan como primera barrera de defensa del organismo (refuerzan la barrera de entrada a nivel intestinal frente a virus y bacterias), y aseguran el correcto funcionamiento del sistema digestivo (favorecen el ritmo intestinal y la síntesis de ácidos grasos).

Una flora intestinal sana nos garantiza un correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo e inmunitario.
 

Señales que indican una flora intestinal dañada

Si la flora intestinal está alterada o pierde su equilibrio, nuestro cuerpo nos da a entender de que algo no va bien, y nos lo muestra mediante síntomas como:

  • Diarrea o estreñimiento: la desaparición de bacterias que ayudan al buen funcionamiento intestinal pueden originar problemas para ir al baño o producir diarrea.
  • Hinchazón abdominal y presencia de gases: cuando la flora intestinal está alterada, puede causar la sensación de tener el vientre hinchado.
  • Dolor abdominal, cólicos y molestias intestinales: son algunos de los síntomas intestinales más frecuentes cuando la microbiota está afectada.
  • Aumento de infecciones: si la flora pierde equilibrio, se disminuye la protección ante los virus y bacterias, incrementando así la posibilidad de padecer enfermedades e infecciones.

 

¿Por qué puede verse alterada la flora intestinal?

La flora intestinal es muy frágil y puede verse alterada por dos tipos de factores: los intrínsecos (propios) y los extrínsecos (externos). A continuación, te mencionamos algunas de las principales causas que pueden influir en su buen funcionamiento.

Factores intrínsecos

  • Envejecimiento.
  • Predisposición hereditaria.
  • La propia composición de la flora intestinal.

Factores extrínsecos

  • Alimentación incorrecta o desequilibrada: con bajo aporte de fibra, sobre todo.
  • Ingesta de antibióticos.
  • Hábitos de vida poco saludables como el estrés, la falta de sueño, el sedentarismo, el consumo del tabaco y alcohol, etc.

 

¿Cómo recuperar la flora intestinal?

Si buscamos recuperar la flora intestinal, mantenerla en buen estado y favorecer la salud general, el paso más importante es llevar un estilo de vida saludable.
Seguir una dieta equilibrada (rica en frutas y verduras), hacer actividad física como andar, correr o practicar yoga y evitar malas costumbres alimenticias como comer demasiado rápido o no beber la cantidad suficiente de agua, son ejemplos de hábitos que serán beneficiosos tanto para recuperar la flora intestinal como para nuestro bienestar general.

Así pues, para volver a equilibrar la flora intestinal y mantener nuestro sistema digestivo saludable, se recomienda:

  • Beber al menos 2 litros de agua al día. Una buena hidratación hará que nuestro cuerpo pueda digerir la fibra y ayudará a tener un buen funcionamiento digestivo.
  • Reducir el consumo de alimentos ricos en grasa animal, fritos y picantes. La ingesta de grasas debe ser la adecuada, entre un 20% y un 35% según la FAO.
  • Introducir en la dieta alimentos ricos en fibra como las frutas, hortalizas o legumbres. Al ingerirlos ayudará a incrementar el crecimiento de bacterias intestinales.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco. Como medida general para una buena salud, en cualquier caso.
  • Hacer actividad física regularmente, como por ejemplo caminar al menos 30 minutos al día. Además ayudará a mantenernos en forma.
  • No obstante, relajarse será beneficioso tanto para la flora intestinal como para nuestro bienestar. Llevar un estilo de vida relajado y practicar el yoga, la meditación u otra técnica de relajación ayudará a reducir el estrés y, por consiguiente, evitará que este estado afecte a la microbiota.
  • Comer despacio y sin prisas. Masticar correctamente los alimentos ayudará a mejorar la digestión y a obtener un correcto equilibrio de la flora intestinal.
  • Incorporar probióticos a tu alimentación. Ingerir lácteos, yogures y leches fermentadas con bifidobacterias ayudarán a recuperar y a mantener el equilibrio de la flora intestinal.
  • Tomar precaución con los antibióticos. La ingesta de fármacos como los antibióticos afecta tanto las bacterias patógenas de nuestro organismo (causantes de la enfermedad) como las beneficiosas (las de nuestra microbiota). Por eso es necesario un consumo responsable de los antibióticos, y siempre bajo prescripción médica cuando sean estrictamente necesarios.
  • Por último, es muy importante escuchar a tu cuerpo. Investiga cuáles son los alimentos con los que sufres molestias y cuáles son los que te sientan mejor y no te producen ningún síntoma en tu organismo.

Según la FEAD (Fundación Española del Aparato Digestivo), también se aconseja mantener el peso adecuado y moderar el consumo de café, y alimentos y refrescos flatulentos como las bebidas gaseosas.
 

Probióticos para mantener tu bienestar intestinal

Si bien es imprescindible seguir los consejos anteriores, en algunos casos puede ser necesario un complemento. Los probióticos pueden contribuir a mantener nuestro bienestar.

Y es que ingerir estos microorganismos nos ayudará a aumentar el número de las bacterias de nuestra flora intestinal, así como a la absorción y deglución de nutrientes como el calcio y a fortalecer el sistema inmunológico. Por consiguiente, tiene un efecto positivo en nuestra digestión, reduciendo molestias.

En muchas ocasiones, ayuda en alteraciones digestivas como la diarrea o el estreñimiento, que aparecen como consecuencia de tratamientos antibióticos.

Puedes encontrar más información sobre las características y funciones de los probióticos en nuestro artículo “Qué son los probióticos y por qué son tan importantes”.
 

¿Dónde encontrar probióticos de origen natural?

Los probióticos están presentes en muchos alimentos y bebidas y todos ellos tienen algo en común: han pasado por un proceso de fermentación natural. Algunos de los productos que puedes introducir en tu dieta y que contienen estos microorganismos son:

  • El yogur. Para que el yogur contenga probióticos debe ser natural y sin aditivos (ni azúcar ni frutas). Es uno de los productos más consumidos y más valiosos por su contenido en Lactobacillus y Bifidusbacillus, bacterias con altos beneficios para nuestra flora intestinal.
  • El queso crudo. El queso hecho con leche cruda y sin pasteurizar nos aportará probióticos de origen natural.
  • El pepinillo encurtido. Más conocido como pepinillo en vinagre, será una fuente de bacterias beneficiosas siempre y cuando sea fermentado.
  • Verduras fermentadas. Además de poseer propiedades beneficiosas, tienen la ventaja de que no pierden nutrientes y favorecen la flora intestinal.
  • El kéfir. Se trata de un producto lácteo fermentado, parecido al yogur líquido y muy fácil de preparar. Contiene microorganismos beneficiosos para la salud intestinal. Ayuda a regenerar la flora intestinal y es adecuado ante el estreñimiento.

Otra de las maneras en las que se puede introducir estos microorganismos en nuestra flora intestinal, es con la toma de complementos alimenticios (en cápsulas, líquidos o sobres) que contienen probióticos de origen natural.

Para mantener una flora intestinal en buen estado, en caso que con la alimentación no sea suficiente, pueden introducirse complementos que nos aporten estos probióticos y también sería ideal si además incluyen también prebióticos.
 

Complementos alimenticios que contienen probióticos

En Phyto-Actif ofrecemos complementos alimenticios con probióticos de origen natural específicos para diferentes necesidades:

  • Probiotil Defense: es un complemento alimenticio con combinación de probióticos y vitamina C de origen natural obtenida de acerola de cultivo ecológico. La vitamina C contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y contribuye a la reducción del cansancio y la fatiga.
  • Probiotil Ultra: aporta (por toma diaria recomendada) 14.000 millones de bacterias lácticas, procedentes de 6 cepas diferentes. Ideal para el bienestar general.
  • Probiotil Express: concebido para el bienestar intestinal y para momentos puntuales. Se presenta en cápsulas y supone la ingesta (por toma diaria recomendada) de 28.000 millones de bacterias lácticas al día.

Debemos tener en cuenta que los complementos alimenticios ayudan a completar determinadas necesidades nutricionales, pero no son sustitutivos de una dieta sana y equilibrada.

¿Tienes otras dudas sobre la flora intestinal? Infórmate más en nuestro artículo “Cómo cuidar la flora intestinal”.